Porque estar obsesionado con una dieta puede ser malo

Es indudable el bombardeo informativo para inducir a la población a mantener un estilo de vida saludable. La sociedad se expone día a día a mensajes que proponen dietas milagrosas, prometen transformaciones estéticas instantáneas, invitan a la actividad física y valoran algunos alimentos en favor de otros. Elena Phelan, psicóloga especialista en trastornos de alimentación, afirma: “Procurar el bienestar físico y mental como resultado de informaciones externas al individuo no encierra ninguna patología. El problema aparece cuando la persona comienza a recibir mensajes desde su interior, que lo obligan a actuar únicamente en función de lo que cree que son mandatos de la sociedad”. De esa premisa surge la mayoría de los trastornos de alimentación, entre ellos la ortorexia, que se refiere a la obsesión por una alimentación sana. El término ortorexia fue definido por primera vez por el médico norteamericano Steve Bratman en el año 2000, para hacer referencia al padecimiento de las personas que se preocupan en exceso por ingerir alimentos biológicamente puros y establecen una serie de rituales inflexibles en torno a la comida. Según Willson Muñoz, especialista en nutrición, los ortoréxicos suelen centrarse casi exclusivamente en lo que comen y rechazan las carnes, las grasas y los alimentos cultivados con pesticidas o con sustancias artificiales. Incluso, se preocupan por la forma en que se prepara la comida y los recipientes en los que se cocinan y se conservan los alimentos. Evitan comer fuera de casa y hasta son capaces de no comer, lo que termina por afectar su salud y su vida social. El especialista apunta que algunas consecuencias de ese comportamiento son desnutrición, anemia, déficit múltiple de vitaminas y minerales, y un alto riesgo de infecciones, porque los alimentos que son rechazados no se sustituyen por otros que aporten los nutrientes requeridos. Además, estas personas sufren alteraciones en el carácter, generalmente están amargados e irritables, ven reducidas las posibilidades de sociabilizar debido a sus estrictas dietas y se distancian de sus familiares y amigos. Lo que esconde. Phelan enfatiza que las víctimas de esta enfermedad le confieren a los alimentos la principal fuente de satisfacción física y espiritual, y llegan incluso a infringirse ayunos severos por incumplir la dieta. Las razones que podrían llevar a una persona a incurrir en este comportamiento están relacionadas no sólo con preservar la salud, sino también con el temor de ser intoxicada lentamente con los colorantes y conservantes de la comida que consume la mayoría. Muñoz explica quiénes son los más vulnerables a este trastorno: “Las personas que manifiestan comportamientos obsesivo−compulsivos, que tienden a ser muy estrictos, controladores y exigentes consigo mismos y con los demás”. Igualmente, incluye a quienes son sensibles al valor nutritivo de los alimentos y a quienes se preocupan por mantener una buena imagen corporal, como las jóvenes y los atletas. Según Phelan, las adolescentes que sufren anorexia o bulimia pueden esconder sus síntomas con la ortorexia, por lo que recomienda a los familiares no sólo estar atentos a la cantidad de comida que ellas consumen, sino también a los rituales en torno a la alimentación, como picar los vegetales de cierta manera o colocar la comida sólo en envases de madera o cerámica. Abrir el horizonte. Para abordar el trastorno debe recurrirse a diferentes disciplinas. Desde el punto de vista médico es importante monitorear los valores de los nutrientes en la sangre y revisar el estado de los órganos y funciones vitales. Un profesional de la nutrición debería diseñar una dieta balanceada para el paciente, resaltando la importancia de no dejar ningún grupo alimenticio por fuera; y finalmente, un experto en salud mental debe acompañar a la persona a desmantelar la red de creencias falsas acerca de la alimentación mientras le brinda herramientas para una vida más saludable. ISABEL DUBUC ZABALA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s