Wicca

 

Durante el encuentro de brujas de primavera que se celebró en Minneapolis, Minnesota, en 1974, el Consejo de Brujas Americanas elaboró un documento titulado Principios de la creencia Wicca para definir el sistema central de creencias de la brujería e informar y educar al público en general y a los nuevos adeptos a estas prácticas. Este documento representa un esquema de las leyes de la brujería y su teología, como cualquier creencia religiosa, la Wicca ha evolucionado y cambiado en este tiempo, y estos puntos no pueden definir por completo nuestra fe, pero estos principios son útiles como una explicación simplificada del sistema.

Practicamos ritos para armonizar con el ritmo natural de las fuerzas vitales, marcado por las fases lunares y los principios de las estaciones.Reconocemos que nuestra inteligencia nos dota de una responsabilidad única hacia nuestro entorno. Buscamos vivir en armonía con la naturaleza, en un equilibrio ecológico que nos llene de vida y nos brinde la posibilidad de tomar conciencia de que formamos parte de la evolución. Poseemos un poder mucho más profundo que el que aparentan tener las demás personas. Este poder es mucho mayor que el normal y a veces lo llamamos “sobrenatural”, pero entendemos que esta fuerza está en todas las personas y todos lo podemos desarrollar o potenciar de manera natural. Creemos que el poder creativo del universo es una manifestación de polaridades -como lo masculino y femenino-, que este poder creativo vive en todas las cosas y que funciona a través de la interacción de lo masculino con lo femenino. No damos más valor a uno que a otro porque sabemos que lo uno se apoya en lo otro. Reconocemos dos mundos: por un lado, el externo y el interno o psicológico, y, por otro, los mundos a veces llamados mundo espiritual, inconsciente colectivo, llanos interiores, etc. Y vemos en la interacción de estas dos dimensiones la base de los fenómenos paranormales y los ejercicios mágicos. No rechazamos ninguna de estas dimensiones porque ambas son necesarias para nuestro enriquecimiento. No veneramos ninguna jerarquía autoritaria, pero honoramos a aquellos que enseñan, respetamos a los que comparten el gran conocimiento y sabiduría y reconocemos a aquellos que han tenido el coraje de proclamarse líderes. Creemos en la religión, la magia y la sabiduría viviente como un todo unido cuando observamos el mundo y lo vivimos: es una visión del mundo y una filosofía de vida, que identificamos con la brujería o con el camino Wicca. El hecho de llamarnos brujas, no nos convierte en brujas: no implica una herencia o una colección de títulos, grados o iniciaciones. Los brujos buscan el control de las fuerzas en ellos mismos para hacer posible la vida en comunión con la sabiduría y la bondad, en armonía con la naturaleza y sin perjudicar a los demás.Nosotros consideramos que la afirmación y el enriquecimiento de la vida, como parte de la evolución y del desarrollo de la conciencia, dan sentido al universo que conocemos, así como al papel que jugamos en el. Las brujas respetamos toda clase de vida. Nuestra única discrepancia con el cristianismo o con cualquier otra religión o forma de vida, nace de la proclamación por parte de estas instituciones de ser “el único camino posible”, porque de este modo han prohibido la libertad a otras posibles maneras de practicar la religión y las creencias. Las brujas no nos sentimos amenazadas por los debates sobre la historia de la brujería, ni por los orígenes de varios de sus términos, ni por la legitimidad de los aspectos de las diferentes tradiciones. Nos concierne tanto nuestro presente como nuestro futuro. No entendemos el concepto de diablo absoluto y tampoco adoramos a ninguna entidad conocida como Satán o Demonio, tal y como la define la tradición cristiana. No deseamos conseguir poder a través del sufrimiento ajeno, ni aceptamos el concepto de los beneficios personales derivados de perjudicar a los demás.Trabajamos con la naturaleza porque contribuye a nuestra salud y bienestar. No nos doblegamos ante tradiciones de otras épocas y otras culturas, y no obedecemos a nada ni a nadie más que a la divinidad que se manifiesta a través de nuestros seres. Como brujas damos la bienvenida y respetamos todas las enseñanzas de las tradiciones que afirman la vida. Queremos aprender de todos y compartir nuestro aprendizaje, pero no deseamos que la religión Wicca sea destruida por aquellos que sirven a sus propios intereses o filosofías y prácticas que contradigan estos principios. Al querer excluir a todos aquellos cuyos caminos son contradictorios con los nuestros, no pretendemos perjudicar a aquellas personas que tienen un interés sincero por nuestras creencias, sin tener en cuenta la raza, el color de la piel, el sexo o la edad, cultura, la nacionalidad o la preferencia sexual.

Silver RavenWolf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s