Frió y la voz

La voz es un elemento vital para las personas ya que es una de las maneras – quizás la principal – para comunicarse. Muchas veces la llegada de la estación fría puede provocar que la misma se resienta. Un buen indicio de que con el frío nuestra voz se ve afectada es el darnos cuenta de que tenemos que forzar la voz para que nos escuchen.

Para mantener la voz en condiciones es necesario hidratarla todo lo que sea necesario; de 6 a 8 vasos de agua suele ser suficiente ya que además de los beneficios para el organismo conseguiremos también cuidar nuestra voz. Tanto el tabaco como las bebidas con cafeína tiende a deshidratar los pliegues vocales, por lo que si se consumen ambos productos lo mejor es, si no eliminarlos, por lo menos tomarlos con moderación.

Algunos de los medicamentos que se suelen utilizar durante la estación fría también pueden poner en jaque a nuestra voz. Los medicamentos que más pueden provocar el deterioro de nuestra voz son los antihistamínicos y las medicinas para la tos ya que finalmente provocan que la garganta se reseque y los pliegues vocales también.

Las comidas también pueden acabar afectando a nuestra voz en la estación fría, sobre todo las comidas excesivamente calientes y con sabor agrio, ácido o picante que a lograr la estimulación de los ácidos estomacales provocan la irritación de la laringe. Tanto en la estación fría como en cualquier otra el hablar tensionando el cuello y el abdomen puede acabar produciendo que la voz se vea afectada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s