Sobre brujas inglesas

Se dice que en sus aquelarres bailaban hasta caer exhaustas y hay quien dice que con su poder incluso pudieron decidir el final de algunas guerras.

A lo largo de la historia se han celebrado tres grandes aquelarres en los bosques de Hampshire: durante la amenaza de la Armada Invencible, durante la de Napoleón Bonaparte y durante la Segunda Guerra Mundial.

Brujas de toda Gran Bretaña acudieron hasta estos parajes para celebrar el ‘Gran Círculo’, una poderosa ceremonia con la que proteger a la isla de sus principales enemigos.

A juzgar por el resultado final de estos conflictos, su poder parecía no tener límites, por lo que era mejor respetar también las advertencias que recaían sobre algunos de sus lugares sagrados.

Uno de estos lugares se encontraba en Boreham, una pequeña aldea cercana a la ciudad de Chelmsford, en el condado de Essex. Ya los romanos habían construido un asentamiento en la zona allá por el siglo V, pero no sería hasta el siglo XI cuando la zona cobró cierta importancia, tal vez por las supersticiones de quienes poblaban aquellas tierras.

El caso es que en 1943 la Fuerza Aérea Estadounidense eligió este lugar –comprado en los años 30 por Henry Ford para crear un instituto dedicado al diseño de la mecánica de tractores- para establecer un aeródromo que permitiera a los aviones americanos llegar hasta el enemigo en territorio alemán.

Pero se presentó un gran problema. Un problema del tamaño de una roca, la que necesariamente tenía que ser desplazada para que se pudiera levantar el aeródromo sobre aquel terreno.

Los aldeanos se apresuraron en advertir a los ingenieros estadounidenses de que aquella roca no podía ser desplaza del Bosque de Dukes –lugar en el que se encontraba desde hacía siglos- porque sobre ella pesaba una maldición: una bruja malvada había sido enterrada bajo ésta y, si alguien se atrevía a moverla, la bruja quedaría en libertad y vertería sus malas artes contra todo el que se cruzara en su camino.

Al principio, los ingenieros no prestaron demasiada atención a estas habladurías pero lo cierto es que los obreros, más supersticiosos, se negaron a tocar aquella roca. Uno de ellos, menos temeroso de lo que pudiera acontecer, intentó moverla con una excavadora, pero ésta se estropeó justo en el momento en el que pretendía levantarla con la pala.

Finalmente, y entre malos presagios, el aeródromo terminó de ser construido en Boreham y la piedra trasladada a otro lugar. Pero entonces una serie de extrañas ‘casualidades’ hizo revivir el temor a aquella vieja maldición.

En primer lugar, una extraña enfermedad acabó con el ganado del lugar de forma repentina. Y esto solo parecía ser una señal de que lo peor estaba por llegar. Tiempo después, el aterrizaje forzoso de un Thunderbolt acabó con la muerte del conductor de una excavadora –la misma que había intentado mover la piedra- después de que el avión se estrellara contra ésta mientras realizaba tareas de mantenimiento cerca de la pista.

Unas semanas más tarde, cuando los soldados y los lugareños empezaban a recobrarse de aquella terrible ‘casualidad’, el Comandante en Jefe del Aeródromo moría repentinamente de un ataque al corazón. Los más supersticiosos no dudaron en atribuir a la bruja malvada aquella muerte por sorpresa.

Sin embargo, a falta de nuevas ‘casualidades’ y tal vez aburridos de habladurías y más preocupados por la realidad de una cruenta guerra, el maleficio de Boreham fue cayendo en el olvido.

Finalmente, y ya fuera gracias a la intervención de las brujas o no, lo cierto es que desde aquel lugar despegaron muchos de los aviones que hicieron que el bando aliado se proclamara finalmente vencedor de la contienda.

 

 

tomado del http://www.ilustradordigital.com.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s