Básico de Chakras

Todos hemos escuchado la palabra chakra alguna vez, y nos hemos preguntado ¿qué son? ¿será que existen? ¿tendré equilibrados los míos? ¿cómo me afectan en mi vida cotidiana? ¿necesito alguna capacidad oculta para manejarlos? ¿qué fuerzas están actuando en mi?, estas y otras preguntas rondan por nuestras cabezas en el momento en que pensamos en ellos. La palabra “chakra” en sánscrito significa rueda o disco, según el hinduismo y algunas culturas de Asia, los chakras son centros de energía inmensurable (no medible de ninguna manera) situados en el cuerpo humano.

La noción de chakra, es originaria del ancestral sistema yóguico de la India y representa al conjunto de vórtices giratorios de energía, que actúan sobre nosotros por la interacción de la conciencia y del cuerpo físico. De allí que podrían definirse, como centros de actividad para la recepción, asimilación y emisión de las energías vitales.

Pensamos que ningún otro ámbito del saber puede contestar estas preguntas de forma tan amplia como el conocimiento de los centros energéticos del hombre. Cuando comprendemos la misión y los modos de funcionamiento de los chakras en todo su alcance, se esboza ante nosotros una imagen del hombre tan fascinante y sublime en su perfección potencial que volvemos a quedarnos asombrados ante el milagro de la creación.

Este Sistema de los Chakras es un “antiguo sistema metafísico que explica como un diagrama las relaciones mutuas entre diferentes aspectos de nuestro universo multidimensional. En tanto que parte de dicho universo, también nosotros somos multidimensionales. Tenemos un cuerpo, una emotividad, un raciocinio, ideas, acciones. Vivimos en un mundo de instituciones, gobiernos, técnicas e historia, y meditamos sobre los misterios de la tierra y el cielo, del espíritu y la materia, del hoy y de la vida futura. Somos tan complejos como el mundo que nos rodea”, mejor explicado por Anodea Judith y Selene Vega, imposible.

En este sistema, los siete chakras interactúan entre sí permanentemente, por lo que se ven sometidos a la influencia de los demás. Como arquetipos representan las fuerzas elementales de la tierra , el agua, el fuego, el aire, el sonido, la luz y el pensamiento. Estos elementos son una representación metafórica de las expresiones energéticas de cada chakra: la tierra por sólida, pesada y densa; el agua, porque es un líquido que fluye; el fuego, por radiante y transformador; el aire, por ligero; el sonido, porque comunica; la luz, porque revela; y el pensamiento, porque almacena información.

También psicológicamente los chakras corresponden también a siete dominios principales de nuestra existencia; citando de abajo hacia arriba: la supervivencvia, la sexualidad, el poder, el mor, la comunicación, la imaginación y la espiritualidad.

Cuando decides trabajar con ellos notas que tu sensibilidad en los planos no materiales aumenta notablemente, y que no necesitas dotes de clarividencia para trabajarlos con eficacia. Se te abrirán intuiciones sobre relaciones que enlazan de forma ininteligible muchas fracciones del conocimiento y la experiencia para conformar un todo armónico.

La activación y armonización de los chakras es realmente tan sencilla que, a veces, hemos pensado que en el pasado su conocimiento sólo ha tenido una envoltura tan complicada para que los hombres no menospreciaran su valor interior y para que los iniciados pudieran custodiarlo de generación en generación. Tal vez sea también resultado de un paso evolutivo reciente el hecho de que actualmente este gran tesoro del saber sea comprensible y accesible a muchas personas.

En “El Gran Libro de los Chakras” de Shalila Shar&Dom y Bodo J. Baginski, se dice que la mayoría de las personas consideran el mundo de la materia y, por tanto, también el cuerpo físico como la única realidad, pues es el único que pueden percibir a través de los sentidos físicos y captar con el raciocinio. Sin embargo, al ojo clarividente que mira a una persona se le abre un sinfín de estructuras energéticas, movimientos energéticos, formas y colores, que se hacen visibles dentro y alrededor del cuerpo físico.

En posteriores entregas iremos explicando cómo funciona el sistema energético del ser humano y haremos un paseo por cada uno de los siete chakras, para que sepan qué son, cómo actúan y la mejor forma de mantenerlos equilibrados, logrando así el bienestar físico y mental.

Fuente: “El Gran Libro de los Chakras” de Shalila Shar&Dom y Bodo J. Baginski, “Guía Práctica de los Chakras” de Anodea Judith y Selene Vega.

 Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s